A qué le tiene miedo el hombre en la cama

Las dudas sobre el rendimiento, el tamaño, la mirada de la pareja, la propia apariencia y los tabúes sociales pueden minar el disfrute

Los preconceptos acerca de lo que hombres y mujeres deben proyectar para ser considerados en esa categoría de género (el hombre proveedor, rudo, viril siempre dispuesto; la mujer pasiva en la sexualidad, femenina y cuidadora) aún muestra coletazos arcaicos, a pesar de las batallas ganadas en el tiempo.

En este sentido, la sexualidad del hombre y lo que se espera de él no queda al margen de determinadas “fantasías” que desde lo medios y redes nos muestran idealizaciones publicitarias, nada reales, pero sí vendibles desde lo comercial.

Según opina el sexólogo y psicólogo Germán Gregorio Morassutti: “Hay que partir de un imaginario social respecto a lo que es la relación sexual humana, porque las personas suelen pensar a veces que la misma tiene que reunir determinadas condiciones.  En esta parte entonces entra el hecho mentir o exagerar experiencias respecto a una imagen idealizada de lo que a la persona en cuestión le gustaría tener como vida sexual, según lo que le ‘muestran o cuentan’. Esta ‘exigencia’  tiene parte de ese imaginario, es decir de que la sexualidad humana tiene que tener proezas y actos heroicos. Y esto no es así.

- ¿En los hombres la presión social en la sexualidad es mayor?

- Definitivamente, ya que el varón tiene que sostener esta imagen de potencia y seguridad, aunque la misma no sea real puertas para adentro. Como si se tratara de una mascarada, es decir de mostrarse seguro en un ámbito (el exterior) pero que interiormente  está plagado de inseguridad.

Mostrar seguridad a un otro, aunque se carezca de ella, es como proyectar poder. 

- ¿Esa presión ha mermado un poco a partir de los diferentes cambios sociales vividos por ambos géneros?

- Esto se ha ido modificando con el tiempo, (no por completo) ya que a nivel social era mucho más notorio en generaciones anteriores. Con el nuevo espacio que ocupa la mujer dentro de la sexualidad (ya que conoce, investiga y busca además de saber de ella)  el varón a comenzado a correrse de ese ámbito y a dejar un lugar a esta mujer que  indaga. No hay que olvidar que la sexualidad femenina es mucho más amplia y creativa que la masculina en estos aspectos, por lo que una mujer que investigue o se pregunte sobre sexualidad, va a enriquecerse y a disfrutar.

- Y ese varón que se corre del lugar de otros tiempos, ¿suele mostrar más sus inquietudes?

- El hombre a tomado una postura en donde no es tan necesario que tenga toda esta seguridad, por lo que  empieza a mostrarse tal cual es, con algunas de sus inseguridades. Sin embargo, y lamentablemente se sigue sosteniendo la otra idea (machista) en el imaginario social.  Sobre todo en el mundo femenino, ya que cuando uno habla de machismo, también hay mujeres que lo pueden llegar a ser. Por lo tanto, aquel varón que no le demuestre a ese estilo de mujer cierta seguridad, o ese saber sobre el sexo, puede llegar a disminuir el deseo en ella.

“Cuando el hombre se hace mayor y pierde fortaleza en sus erecciones, se siente muy atacado en su masculinidad.  Por ello hay que trabajar mucho con él  para hacerle hincapié en que el encuentro sexual y la masculinidad están puestas en otro lado”.

- ¿Qué tabúes ves en los hombres en la sexualidad?

- Más que tabúes lo que observo son miedos. Algunos muy marcados como: el contagio de enfermedades, y el hecho de que la pareja no alcance el orgasmo (ya que para el varón esto es una limitación importantísima, porque de lo contrario piensa que no es bueno en su performance sexual). También entre las disfunciones que están muy presentes en la cabeza masculina figuran la eyaculación precoz, los problemas de erección, y el tamaño del pene...Son aspectos que están presentes en el varón durante toda la vida y en cada etapa.

Por ejemplo, cuando el hombre se hace mayor y pierde fortaleza en sus erecciones, se siente muy atacado en su masculinidad.  Por ello hay que trabajar mucho con él  para hacerle hincapié en que el encuentro sexual y la masculinidad están puestas en otro lado, mucho más que solamente en el órgano sexual.

- ¿Los miedos estéticos les preocupan como a las mujeres?

- Absolutamente. El sentirse por ejemplo que no van a ser atractivos para el otro si están sin ropa y no se cuidan. La erotización del varón está muy puesta en la mirada, y piensa que la mirada que él mismo ejerce sobre la otra persona, es la misma que el otro va a ejercer sobre él. Esto de ser atractivo para la mujer es algo que el varón también se cuestiona. Tiene mucho que ver con su auto imagen y autoestima. En cambio la mujer, quizá aunque no encuentre al varón tan enteramente atractivo, le suelen atraer otras cosas de él (más allá de los físico) que la seducen.

- ¿El empoderamiento de la mujer en todos los ámbitos lo vuelve más inseguro?

- En realidad lo vuelve más humano. Es bueno que el encuentro sexual sea de igual a igual, ya que la sexualidad es un encuentro entre dos personas para darse placer, no para medirse en potencia, cantidad o rendimiento, por lo que es enriquecedor que ambas partes participen fuera de  presiones del imaginario social.

- ¿Hay prácticas sexuales que intimidan al varón?

-Hay miedos específicos de lo que el hombre suele considerar como  prácticas homosexuales. El tema es que estas prácticas sexuales, cuando hablamos de homosexualidad implica sentir atracción por personas del mismo sexo. Es un prejuicio. Lo que se haga desde cada pareja es un actor privado y tiene que ver con cada pareja.

-¿Se miente mucho con la vida sexual privada?

-Hay una sexualidad individual, y otra compartida en pareja. Pero en el mundo de la sexualidad individual, en general, el varón miente mucho, ya que se relaciona con la pornografía, la masturbación, o fantasías con otra persona que no necesariamente es la pareja. Esto es un punto de quiebre y mucho conflicto en muchas parejas.

- ¿Por qué?

- Porque a muchas mujeres les cuesta manejar que el varón tenga otro encuentro sexual individual además del que tiene con ella. Es complicado entender en las parejas esto de que cada uno tenga su sexualidad individual, y en pareja. Algunas lo consideran infidelidad.

- ¿Lo es?

- No desde la sexología, para nada. Pero no es interpretado muchas veces según cada pareja. Algunos hombres mienten para evitar conflictos, mientras que otros tienen parejas que lo toman con naturalidad.

- ¿Qué es lo más importante para que el hombre deje miedos o prejuicios atrás?

-Las consultas son buenas para sacarse dudas y tener información. Y sobre todo para vivir una sexualidad plena y particular, sin sostener mitos publicitarios o sociales como la idea del rendimiento.

 

G

Selecciona tu región preferida:

Así podrás ver los cursos y retiros más cercanos ;-)

Prefiero ver todas las regiones